www.mindurri.forolatino.tv

La imagen nacional de España

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La imagen nacional de España

Mensaje  mindurri el Mar 27 Ene 2009, 00:04

La tentación de dotar de personalidad a los pueblos, como la tienen los individuos, y de analizarlos en clave psicológica, o la de explicar su historia a través de pautas de comportamiento humanas, sirve tan solo para ocultar la verdadera Historia, los hechos, las relaciones de poder en cada momento y lugar, su expresión política, el papel de los distintos actores sociales, etc.


¿Los pueblos tienen alma? ¿Las naciones muestran comportamientos y conductas analizables desde la psicología? ¿Los países tienen sentimientos? Los nacionalistas de todas las épocas y todos los regímenes totalitarios se valen de manera habitual de este recurso psicologista para enmascarar y manipular el pasado.


El franquismo, que constituyó la mejor síntesis española de ambas deformaciones, la nacionalista y la totalitaria, creía que los españoles tenemos un alma nacional colectiva con comportamientos propios y códigos de conducta característicos. Un alma con rasgos bien humanos, que compendiaría todas las virtudes posibles de acuerdo con los cánones del clásico libro de caballería: heroísmo, espíritu de sacrificio, indómita voluntad, destino universal que nos llevaba a la renuncia de lo material en nombre del bien supremo, generosidad, bondad.


No se apartan demasiado del guión franquista los actuales nacionalismos, que se ven a si mismos como la encarnación del alma de unos supuestos pueblos abnegados, sufridos, víctimas, sacrificados y dolientes, pero perseverantes. Y así como Franco encarnaba todas las virtudes del humanizado pueblo español, cada uno de los jerifaltes regionales constituiría hoy la representación carnal del alma de los supuestos pueblos a los que dicen representar / encarnar.


Franquismo, nacionalismos, en el pasado regímenes comunistas y aun antes, como gran madre de todas las atrocidades europeas, los representantes de una buena parte de la filosofía alemana, han creído ver en los pueblos características humanas que explicarían su comportamiento y también su destino. Es decir, cháchara de bruja de televisión local disfrazada de academicismo pseudohistoricista.


Sin embargo esa visión psicologista, y en último término racista, de la Historia, tiene sus consecuencias. En España, una de ellas ha sido la tendencia a considerar que la nuestra es una crónica de fracasos. Según esta interpretación, seríamos el pueblo europeo que a lo largo de los tiempos ha ido fracasando en todos los grandes proyectos que hemos emprendido (expansión colonial, revolución burguesa, construcción de la identidad nacional, revolución industrial, etc.). De esta forma, lo que sucedió en otros lugares, porque finalmente la historia de las naciones europeas apenas difiere, aquí es visto con tintes de diván de psiquiatra.


En un interesantísimo artículo, el historiador Ricardo García Cárcel repasa algunos de estos “fracasos” para descubrir que a través de ellos, hemos ido construyendo una historia oficial distorsionada:




"El imaginario de la España que no pudo ser, ha hecho palidecer siempre las vanidades de la historia oficial. El sueño de la convivencia medieval de las tres culturas se ha impuesto sobre las celebraciones de 1492. La alternativa del austracismo imaginado ha triunfado sobre la realidad de lo que significó la Monarquía borbónica. Los afrancesados han propiciado la especulación permanente acerca de si fue un error el patriotismo emocional del Dos de Mayo de 1808. El federalismo, que tuvo una experiencia concreta, fugaz y desde luego nada feliz, sigue siendo sublimado como la panacea ideal para resolver la eternamente pendiente asignatura de la construcción del Estado ideal. El republicanismo también se esgrime como la solución a cualquiera de los problemas que afectan hoy a los ciudadanos españoles que se caracterizan, ante todo, por su mentalidad arbitrista, siempre con la pócima mágica a punto."


Según la interpretación del profesor García Cárcel, hoy estaríamos pagando la kermesse sesentayochista. La historiografía española de los años 60 del pasado siglo, empapada del dogmático materialismo histórico que aprendíamos (un decir) en las aulas, habría arramblado con los conceptos nacionales básicos:




"Hemos denigrado buena parte de los signos identitarios españoles, dejando en manos del hispanismo foráneo la glosa de la memoria heroica y parece más vigente que nunca la memoria doliente, masoquista, autofustigadora de todas las presuntas pretéritas glorias. Decididamente, en España, no escriben la historia los ganadores." Ricardo García Cárcel, La memoria doliente.


Y así, a algunos les parece normal el aquelarre racial montado en las regiones nacionalistas sobre esa inmensa impostura denominada “señas de identidad”. Pero esos mismos niegan que puedan ondear banderas nacionales o que pueda utilizarse el español en cualquier lugar de España.
avatar
mindurri

Cantidad de envíos : 33
Edad : 34
Fecha de inscripción : 09/12/2008

Ver perfil de usuario http://es.youtube.com/user/mindurri2007

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.